lunes, 24 de junio de 2013

FAUSTO



"¡Sí, estoy despierto! ¡Ah! Floten, formas incomparables, que me deslumbran doquiera dirija mi vista, causándome un arrobamiento que me inunda en un mar de delicias. ¿Son estos sueños o recuerdos? Recuerdo haber sentido ya otra vez un placer igual(...) Por todas partes se unen las corrientes, ensanchándose luego en suaves remansos que convidan al placer del baño. Bellas figuras de mujeres de floreciente juventud se ofrecen al ojo encantado (...) también cisnes se acercan nadando con movimientos llenos de pureza y majestad; bajan  suavemente tiernos y familiares, pero soberbios y satisfechos de sí mismos, moviendo su pico y sus alas. Uno de ellos, sobre todo, hincha su pecho con audacia(...) Nadan los otros de aquí para allá, con su plumaje de suave blancura, y no tardan en acometerse en lucha magnífica, a fin de asustar a las tímidas jóvenes para que, en su azoramiento, se olviden de su sagrada misión y no piensen más que en salvarse."

No hay comentarios:

Publicar un comentario